Un Clasico

Mañana se enfrentarán Atlético de Madrid y Espanyol en el Metropolitano en una jornada en la que los dos equipos ya no se juegan nada en la liga.
Atlético de Madrid y Espanyol medirán mañana fuerzas en un partido, en el cual ambos conjuntos no se juegan ya nada en la liga. Sólo quedar lo más alto posible. El conjunto madrileño intentará aguantar la 2ª posición y así, quedar por delante del Real Madrid. Por su parte, el equipo catalán buscará quedar lo más arriba posible en la tabla clasificatoria. A lo máximo que puede aspirar el conjunto perico es a la 12ª plaza.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
El Atlético llega al encuentro de este fin de semana tras haberse plantado en la final de la Europa League. Es la quinta final europea del conjunto rojiblanco en 9 años, la séptima en total de las finales. Con la del próximo 16 de mayo, los colchoneros suman 3 finales de Europa League, 2 de Champions League y 2 de Copa del Rey desde 2010. Aun así, nadie de duda de la competitividad de Diego Pablo Simeone e intentará que su equipo se lleve los 3 puntos mañana y no pase factura la resaca del pase a la final.
El técnico argentino tiene ahora 2 semanas por delante para dar descanso a los jugadores, que en teoría jugarán de titulares la final. Habrá que ver si decidirá hacer jugar a jugadores importantes para que no pierdan cuerda con el césped o por su parte, el aficionado verá jugando a algún que otro jugador del filial, como por ejemplo Sergi o Arona, que han entrado en la convocatoria para el partido de mañana. Lo que es seguro es que no estarán Correa por expulsión, Juanfran por lesión y Diego Costa por descanso. Filipe Luis podría volver a jugar tras varias semanas en el dique.
Entre tanto, el Espanyol ha hecho una temporada un tanto ínfima, que aun así no le ha eximido de darse un gustazo y ganar a los de arriba. Ya sabe lo que es mojarle la oreja al Atlético. A los rojiblancos les ganaron en la primera vuelta con un gol casi al final. También al Real Madrid le ganó por 1-0 y fue capaz de llevarse un derbi ante el Barcelona en Copa por 1-0 también. Pero, el poco gol y las últimas derrotas finiquitaron al Espanyol y casi le abocaron a tener que luchar por la permanencia. Esto y los problemas internos con la directiva catapultaron hacia la destitucióna Quique Sánchez Flores.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
La salida del entrenador madrileño hizo que llegara David Gallego al banquillo blanquiazul, algo que pareció motivar a los jugadores periquitos, que llevan dos partidos seguidos sin perder, liderados por un hombre que ha sido el más destacado del Espanyol en esta temporada; Gerard Moreno. El futbolista barcelonés lleva la cifra de 15 goles en liga. Buena cifra para un delantero que se agranda aun más sabiendo que su equipo sólo lleva 29 goles. Gerard Moreno ha hecho más de la mitad de los goles del Espanyol.
En cuanto al planteamiento táctico, David Gallego vuelve a convocar a Diego López, ya recuperado totalmente del traumatismo craneoencefálico que sufrió hace dos meses. El técnico catalán ha dejado fuera a Granero y a Mario Hermoso por decisión técnica y a Piatti, Duarte y Oscar Morillas por lesión.
El de mañana será el choque número 183 de manera oficial entre el Atlético de Madrid y el Espanyol. El encuentro entre rojiblancos y blanquiazules en un clásico de La Liga. A pesar de ser polos opuestos en la clasificación el Espanyol es un hueso duro de roer para el Atleti. En los último 9 partidos los pericos han ganado en dos ocasiones a los colchoneros y les han empatado otras dos. Lo bueno, es que para el Atlético jugar en casa ante el Espanyol es casi sinónimo de victoria. Para ver la el último triunfo de los catalanes en el feudo rojiblanco hay viajar a noviembre de 2010, cuando el conjunto dirigido por entonces por Mauricio Pochettinoganó al Atleti de Quique Sánchez Flores por 2-3. Desde entonces, 6 victorias rojiblancas y 1 empate.

El Liverpool Ganara

Llamarme romántico, pero me gusta ver un Liverpool en una final de Champions y me gusta mucho más que equipos “imperfectos” lleguen a la final.

Los que seguís más a Klopp, ¿veis planteado un partido donde haya 20-30 minutos de ilusión-locura-empuje de los Red o planteando un partido más táctico donde anular el juego del Real?

Con análisis muy por encima, se me ocurren pocas situaciones donde el Liverpool pueda competir la final a un buen Madrid, sino es con 15 minutos locos y ponerse con dos goles y aún así, los veo muy endebles para dormir un partido nivel final de champions o aguantar un asedio del Madrid.
Para final lamentable la segunda del Real Madrid con el Atleti. Ni fútbol, ni ritmo, ni nada. Habría que remontarse a una final de los 80, PSV vs Benfica, para encontrarse con algo tan tedioso
“Con análisis muy por encima, se me ocurren pocas situaciones donde el Liverpool pueda competir la final a un buen Madrid, sino es con 15 minutos locos y ponerse con dos goles y aún así, los veo muy endebles para dormir un partido nivel final de champions o aguantar un asedio del Madrid.”
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
El City de Pep, que se ha paseado en la Premier y a sido un caudal ofensivo intratable durante todo el campeonato, lo dejaron fuera… (3 – 0 a los 30 minutos de partido, y donde Salah en el 50 se marchó lesionado… Al final, Liverpool 3 – 0 Manchester City) Y los de Pep ofensivamente hicieron bien poquito.

Que vaya por delante que en Kiev veo favorito al RM… El RM más y mejor plantilla, además de oficio y demás bla bla bla… Pero ojo, que esto es una final, y aquí entra también la suerte, el arbitraje y muchos factores. Hablo de suerte como la tuvo el RM frente al Bayern de Munich, o cómo la tuvo la Juventus en semifinales del 2015 con un gol de Morata en el Bernabéu y que dejaría fuera al RM, equipo que fue superior por juego y ocasiones, pero…

Eso si, dar por sentenciado al Liverpool de Kloop, no. Y es más, a Kloop le encanta ese escenario, dónde él es la victima y el que va a perder. Y el RM el que va a Kiev a recoger la UCL. Ya está ganada salvo milagro. (Cuanto le gusta a Kloop ese escenario… Y cuidado cuando te ves con la Copa en el bolsillo…)
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
En el Liverpool parece que son todo debilidades y bla bla bla… Y ojo, porque en esta semifinal ante la Roma jugó en todo momento con el resultado balo mi punto de vista. Se puso 5 – 0 en Anfield, donde Kloop sentó a Salah en el 65, creo. Y luego encajó 2 goles, quizá dejándose ir por exceso de confianza. Todo es muy interpretable porque ante el City en la ida sí vi un equipo más lineal y regular de principio a fin. Y ojo, que era el City, un equipo con muy buenos recursos ofensivamente hablando.

El Liverpool en Roma se puso 0 – 1, 1 – 1, y 1 – 2 al descanso. ¡1 – 2! Yo ya me eché a dormir. En el 55 la Roma empató a 2. Y en el 85 de partido, 3 – 2. Y en el 93 de partido, ya acabado prácticamente, 4 – 3. Yo no vi peligrar en ningún momento la eliminatoria para los de Kloop.

La Fe en Italia

Una presión que, con Insigne y Callejón apretando por fuera y sobre cada envío horizontal, el Napoli consiguió hacer efectiva a lo largo y ancho del terreno. Así, sin salida ni por dentro ni por fuera, se entiende el grafismo que mostró la realización del partido justo antes de la hora de encuentro (56′): la Juventus había completado 12 de sus 22 pelotazos en largo; el Napoli, que solo dio cuatro, acertó dos. Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Sin embargo, a pesar de su imponente derroche físico por recuperar lo más arriba posible, al Napoli le llevó todo el partido encontrar la rendija. Si bien es cierto que Buffon debió intervenir antes del 0-1 en hasta tres ocasiones –de verdadero mérito todas ellas-, estas se produjeron a partir de disparos desde fuera del área de Mertens, Insigne y Zielinski. La Juventus, replegada en un 4-4-1-1, concedió pocos espacios por dentro, cerrando bien el pasillo interior, a partir de la suma de esfuerzos de Khedira, Pjanic y Matuidi por delante de los centrales y escoltados, todos ellos, por los laterales y volantes.
En la segunda mitad, con Cuadrado en lugar de Dybala, con lo que Allegri pretendió sumar piernas al prolífico lado izquierdo del Napoli –desde la lesión de Chiellini y hasta el descanso, controlado tan solo por Lichtsteiner-, la Juventus salió a buscar al Napoli cerca de su área. Pero en ello radica la gran desemejanza entre uno y otro planteamiento. Mientras que el Napoli presionó a Pjanic de principio a fin, sitiando así la labor de la Juve con balón, esta, en cambio, eligió correr tras los envíos de Jorginho, dejando pensar y decidir al ‘8’ a su libre albedrío. En base a ello se ilustra por qué el Napoli, más cómodo sobre el campo, sufrió tanto para culminar con peligro en una posición franca de remate, y la Juventus, coartada en su respuesta, debió echar mano de Mandzukic para dar sentido, abriendo a este hacia el costado izquierdo, a su fútbol más primario.
“Me parecía una blasfemia venir a Turín y, para jugar de tú a tú ante esta Juventus, cambiar el estilo que nos ha traído hasta aquí”, reconoció el propio Sarri ante los medios. Y razón no le falta al técnico napolitano. Pues la victoria, aunque no llegase a través de unas de sus clásicas acciones ofensivas, en las que el equipo es capaz de cruzar de un lado al otro del campo a toda pastilla y con una precisión quirúrgica, avaló sus decisiones durante el encuentro.Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Sarri agotó los cambios sin alterar la estructura, como suele ser habitual. Milik por Mertens, Zielinski por Hamsik y Rog por Allan fueron, en la noche más importante del Napoli desde hacía mucho tiempo, la viva imagen de que Sarri es un hombre de principios. Leal a sí mismo. A su gente. Y a lo que les ha querido hacer ver durante estos tres años. Dispuesto a morir por –y con- sus ideas; la suya, sin conocer aún el final, ya es la mayor historia de fe jamás contada.

La Fe

Habrá emoción hasta el final en Italia. Kalidou Koulibaly, con un salto que rememoró al de Carles Puyol en Durban, consiguió el cero a uno con el que el Napoli asaltó el Allianz Stadium, y se sitúa a un solo punto del liderato. El equipo de Sarri creyó hasta el final en sus posibilidades, y su encomiable planteamiento tuvo premio cuando el central africano arrampló en el área en el minuto 90 del encuentro donde ningún otro, ni de la Juventus ni de su propio equipo, confió en rematar un esférico que, de lo bien centrado que iba, dejó a todo el mundo congelado, como si la estrategia la hubiese dibujado el mismísimo destino. Un 0-1 que, a cuatro jornadas del final, ha reabierto la lucha por el Scudetto más discutido de los últimos años.
La noche en la que el Napoli se convirtió en el octavo equipo en derrotar a la Juventus en su nuevo estadio, el cuadro de Massimiliano Allegri completó su primer encuentro como local en esta casa –inaugurada en el año 2011- sin realizar ni un solo disparo entre los tres palos. Unos datos (de OPTA y @Misterchip) que reflejan, de buena tinta, lo que sucedió anoche cerca de los Alpes. Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
El planteamiento de uno y otro se diferenció, además del esquema, de la salida y otros matices, en dos premisas de lo más significativas con el desarrollo del encuentro. La primera de estas disimilitudes estribó en la presión tras pérdida; la segunda, en relación a la anterior, con la actitud a la hora de proteger sus intereses. De esta forma, a diferencia de la sensación que transmitió la Juve, el Napoli –impulsado, claro está, por la imperante necesidad de conseguir los tres puntos- no especuló en ningún momento con el partido. Entendió que, dada su situación y el contexto del encuentro, la mejor manera de defenderse era hacia delante. Apretando muy arriba. Y esto escenificó a una Juventus que, ahogada en su mitad de campo, se vio obligada a recurrir al balón largo en incontables ocasiones. Dentro de su presión, el Napoli adaptó distintos niveles en función de las líneas de la Juventus. De esta forma, arriba, en la punta de lanza, Mertens fue el encargado de morder sobre los centrales –que, ante la temprana salida por lesión de Chiellini, se repartieron la función entre Benatia y Howedes-.
Mientras que abajo, el agresivo carácter expeditivo de Albiol y Koulibaly encimó en todo momento cualquier intento de recepción por parte de Higuaín y Dybala. No obstante, la fase más importante –y determinante- de este ejercicio residió en la zona de medios. El Napoli, organizado en un 4-5-1 sin el esférico, construyó una especie de jaula en torno a Pjanic en la que Mertens, Allan –interior derecho-, Hamsik –izquierdo- y Jorginho estrecharon siempre sus lazos para forzar, cercando al bosnio, que la Juventus debiera saltarse siempre a su pieza más importante dentro del proceso creativo. Y su insistencia acabó siendo un éxito.
Habrá emoción hasta el final en Italia.Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.