Valverde y su Barcelona

A mí me gustó que Valverde se atreviera a poner a Dembelé de titular en un partido de este calado, vista su línea ascendente. Que se atreviera a activar ese matiz. 
Si el Barça quiere ser aspirante a la Champions debe contar con variantes ofensivas más allá de la genialidad de Messi o la que pueda cazar Suárez. 
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
Dicho eso, no se puede perder de vista que desde el minuto 60, ya sin Iniesta ni Busquets en el campo, el Barça se dedicó prácticamente a achicar agua. Claro que el Chelsea no tenía nada que perder y apretaba mucho, pero creo que frente a un equipo con más calidad arriba puede pasarlo bastante mal si es incapaz de aguantar la posesión.
El Barcelona ha estado en inferioridad táctica toda la eliminatoria. No ha sido capaz de detectar la posición de los mediapuntas del Chelsea ni en la ida ni en la vuelta, siempre han podido recibir con facilidad y encarar a los mediocentros culés en carrera. Dando por perdida esa guerra, se ha centrado en paliar sus efectos. Y eso sí lo ha hecho notablemente: su área ha sido inexpugnable (cuatro palos, sí, dos desde fuera del área y dos en jugadas ABP).
Es éste un escenario que necesitaba hacer evolucionar Valverde para encontrar la siguiente liana en su temporada. Darle utilidad y sentido, también profundidad, control y sostén a una banda derecha que, aún sin dueño, sí tiene ahora candidatos relacionados con una idea concreta que venía echando en falta el guion del técnico azulgrana. Y lo hizo en un duelo de máxima exigencia, con la precisa coherencia y el techo competitivo que dibuja un jugador de imágenes infinitas que descifra adversidades sin mayor esfuerzo. Acompañado por el trabajo de los meses, éste es un jugador al que vuelve a quedarle en el horizonte un puñado de partidos para consumar un posible triplete. Nada nuevo en esta era.
En el minuto 19 de partido, tras 17 transcurridos con 1-0 a favor del Barça, una acción a campo abierto, en la que Hazard saca de zona a Piqué y Willian acompaña por fuera para distraer y generarle al belga espacio para la diagonal, resume un tramo de encuentro en el que el Chelsea, más por obligación que por deseo, tiene que ir a por el partido y el resultado desde muy temprano. No era su plan en esos momentos pero tocaba activarlo.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Y en esos 17 minutos lo hace francamente bien, como tocará explicar posteriormente. Sin embargo, la diagonal de Hazard acaba con Umtiti, que había recuperado muy bien la posición abandonada, interceptando el disparo y alejándolo hacia el centro del campo. Messi, como un oso polar que huele la piel de una foca nadando cerca del hielo, agita sus piernas y roba la pelota. Entonces, con una carrera y tres toques, da por finalizada una noche que ya venía herida por un gol suyo. Creado para marcar la diferencia todos los días de su vida futbolística, Lionel dejó constancia de lo que significa dentro de un campo de fútbol.